Aceptar y dejarme llevar…

Aceptar y dejarme llevar…

Desde Berlín…

36 días para “La Felicidad en el Camino de Santiago” y estoy en mi desafío, más abierta para escuchar que dice el universo para mí. Y en este momento me está diciendo para aceptar y dejarme  llevar….

Cuento la anéctdota. He venido a Berlin, pero el vuelo ha retrasado 7 horas. 7 horas en el aeropuerto. Y yo mirando al universo y preguntandome que mensaje me estaba enviando…

En general, yo tengo la tendencia a ser muy ordenada, a querer planificar las cosas. Por ejemplo, ya me había apuntado para visitar el Parlamento, esta reserva se tiene que hacer con antelación… al final, no he visto parlamento ni nada. He llegado a las 10 de la noche en el hotel y todas las cosas saliendo totalmente de mi control.

Conociendo a la gente en el aeropuerto, que como yo también esperaba el vuelo, habían dos amigas que tenían una boda, no han llegado a la boda, que sería por la tarde. Había un chico, que había dado cuenta que tardaríamos mucho, ha decidio volver a casa, fue a jugar un partido de futbol con sus amigos, ducharse y solo después regresar al aeropuerto.

O sea, cada uno aceptando y viviendo el momento. sin quejarse. Al final yo he visto a nadie enfadado. Fue bonito observar este momento. Y gracioso incluso, cuando enlazo con la razón por la cual he venido a Berlin.

En diciembre he comprado la entrada para un concierto en junio, de un pianista que me encanta, Ludovico Einaudi. Y adivina dónde será su próximo concierto: en Barcelona. O sea, no hacía falta venir tan lejor para verlo. El universo otra vez diciéndome: dejate llevar, no intenta tener tanto control, acepta las cosas, como son.

Hoy igual, está lloviendo todo el día y pienso ¿que voy a hacer? Y sabe que, voy a caminar y dejarme llevar por la ciudad…

¡Y yo espero verte por aquí y por el mundo!

Gracias, besos, adiós.

Ingrid

 

By | 2017-06-09T17:13:06+00:00 junio 9th, 2017|Aceptación, Autoconocimiento, Camino de Santiago|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment