Desde mi despacho…

Faltan 93 días para «La Felicidad en el Camino de Santiago», de 16 al 23 de julio.

En estos días en la preparación para el viaje, que ya adelanto, que la felicidad es el camino, no el destino, estoy compartiendo como el mundo, el universo habla conmigo….

Y ahorita me ha venido las ganas de grabar un video, ¿por que? Estaba poniendo agua en mi vaso nuevo, que he ganado de regalo de una amiga y me acordé, cuando era gerente de marketing en Brasil, yo tenía una sala y, cada mañana venía la chica para poner agua en la botella para mí. Y cuando ella llegaba, al final del día, exactamente lo que yo había puesto en el vaso estaba ahí. Yo no bebía agua.

Esto es fuerte para mí, ¿cómo una persona puede no beber agua? Si 70% de nuestro cuerpo es agua, 70% del mundo es agua. Agua es tan importante.

Ahora siempre dejo delante de mí un vaso y una botella para acordarme y para tomar agua. Como el cactus (del dibujo del vaso), si no tomamos agua, no es posible estar 100% bien.

Creo que en aquel momento, yo no estaba conectada. Yo podía tener la sala, toda estructura externa sirviéndome, con la chica que me traía el agua, pero no estaba conectada conmigo.

Y este simple hecho de beber agua me conecta.  Muchas veces estoy concentrada trabajando y de repente, no sé que hacer, paro un minuto, tomo agua como un momento de conexión y siento el agua bajando en mi cuerpo, me siento conectada.

Y hoy el universo está hablando conmigo para conectarme tomando agua, llenando mi cuerpo de lo que me hace bien.

Ayer, por ejemplo, me fui a un evento. Me gusta el vino, pero ya empiezo a no conseguir tomar tanto vino. Antes yo tomaba una copita, dos copitas. Ayer fue media copita y ya está. Es interesante como vamos cambiando con el tiempo y mi cuerpo ahora está pidiendo más agua, más conexión.

¿Qué está pidiendo tu cuerpo? Quiero que comparta conmigo tu experiencia en estos días y como el universo está hablando contigo.

Y para hablar más sobre felicidad, te invito:

Retiro de la Felicidad – 9 al 11 de junio

La Felicidad en el Camino de Santiago – 16 al 23 de julio

Y yo espero verte por aquí y por el mundo!

Gracias, besos, adiós 🙂